¿Qué son los techos de cristal y por qué debemos derribarlos?

 

Un término que desde hace varios años me ha llamado la atención son los techos de cristal, los cuales son barreras invisibles a las que se ven expuestas las mujeres altamente cualificadas, que les impide alcanzar los niveles jerárquicos más altos en las instituciones en donde trabajan, independientemente de sus logros y méritos.

En mi país, República Dominicana, estamos rezagados en materia de participación femenina, considerando los avances de que se han dado en Latinoamérica. Me refiero a la participación política de la mujer: en nuestra región el promedio de legisladoras totaliza el 24%, y en nuestro país sólo el 18.5% es ocupado por mujeres. República Dominicana se encuentra 5.6% por debajo de Latinoamérica en cuanto a la presencia de mujeres haciendo leyes, las cuales se están elaborando sin tomarnos en cuenta siendo la mayoría de la población. De 190 diputaciones, 50 son ocupadas por mujeres, es decir, una proporción de 26% de diputadas frente a 74% de diputados. De 34 puestos en el Senado, tres son ocupados por mujeres, que representan apenas el 8.82% de la Cámara Alta. En el Poder Ejecutivo, de 21 ministerios, cuatro tienen mujeres a la cabeza, es decir, apenas 19% de mujeres frente a un 81% de hombres. En el ámbito municipal, de 155 alcaldías, 12 son ocupadas por mujeres, lo que representa un 7.7% versus un 92.3% de hombres.

Los techos de cristal son difíciles de detectar, pueden parecer imperceptibles, pero aparecen cuando las mujeres se acercan a la parte superior de la jerarquía organizacional, entonces se encuentran con un bloqueo para avanzar en su carrera profesional hacia cargos de nivel gerencial y ejecutivo. La invisibilidad del techo de cristal provoca que sea muy difícil explicar su existencia, y como dije anteriormente, puede mantenerse imperceptible. Como ejemplo, basta recordar que la última edición de los premios Nobel reconoció la labor de siete científicos, dos economistas, un político y un músico. Ninguno de ellos era una mujer.

En la gestión pública dominicana, el 64% de la plantilla nominal es mujer, esto es de un monto aproximado entre 650.000 y 700.000 personas trabajando para el Estado. Incluso un poco más si se incluye al personal de los ayuntamientos. Sin embargo, a pesar de que la mayoría de las trabajadoras de gobierno son  mujeres, no todas ellas ocupan mandos de toma de decisiones. Por ello, es una obligación seguir trabajando por una mayor inclusión en condiciones equitativas de la mujer, e ir un poco más allá, y romper el techo de cristal. Al tener a más mujeres en altos mandos, tomaremos decisiones más equitativas que benefician a los hombres y a las mujeres. Además impulsaremos nuestra economía y, por lo tanto, nuestra competitividad y desarrollo.

Imagen: images.yourstory.com

Imagen: images.yourstory.com

Hoy la sociedad dominicana reclama cambios a modelos y estructuras, que sin lugar a dudas no están funcionando. Y es en este contexto en el que el Gobierno no puede darse el lujo de desperdiciar el potencial de la mujer en el desarrollo de políticas públicas.

Fui participante del Programa para Mujeres Lideres Emergentes del BID, el primero en ser replicado por la institución fuera de su entorno organizacional. Durante el Programa, aprendí la importancia de tener mentoras. Considero que una de las maneras más efectivas con las que podemos romper el techo de cristal es incentivar redes de mentoras: al lado de cada mujer líder emergente, una mujer con experiencia. Y no solo mentoras mujeres, dentro del Programa me di cuenta de la importancia de tener aliados hombres, ellos conocen bien el sistema, son una especie de “coaches aliados”. En mi caso, mi mentor ha sido de gran ayuda en visualizar techos de cristal existentes, y me ha ayudado a ver la forma de sobrepasarlos.

Necesitamos derribar los techos de cristal en República Dominicana y en Latinoamérica, y buscar los mecanismos que nos apoyen para que todas las mujeres podamos trabajar para alcanzar nuestras metas laborales, y construir un mejor presente para nuestra sociedad, y futuro para las próximas generaciones.

Sígueme: Twitter
Tipo de recurso: Puntos de vista, blogs

Te ofrecemos artículos escritos por líderes de la región latinoamericana: políticas y políticos, especialistas o profesionales relevantes que ponen sobre el papel su experiencia en pro de unas sociedades más equitativas.

Alliett Ortega

Encargada del Departamento de Planificación y Desarrollo, de la Dirección General de Contrataciones Públicas de la República Dominicana

Tiene más de 12 años de experiencia en la administración pública dominicana. Docente del Centro en Capacitación y Política Fiscal (CAPGEFI). Licenciada en Administración de Empresas. Especialista en Planificación y Desarrollo de Capacidades de Gestión Pública. Master en Gerencia de la Inversión Pública y en Gerencia de Operaciones.

Para poder comentar es necesario que inicies tu sesión o te registres en Red PROLID.