Te ofrecemos artículos escritos por líderes de la región latinoamericana: políticas y políticos, especialistas o profesionales relevantes que ponen sobre el papel su experiencia en pro de unas sociedades más equitativas.

La interculturalidad y el auto reconocimiento étnico: claves para potenciar a las mujeres líderes indígenas de América Latina

Cuando fui seleccionada como magistrada auxiliar en el Consejo Superior de la Judicatura en Colombia, me convertí en la primera mujer indígena en llegar a un cargo de este nivel en la rama judicial.

En Colombia existen 102 pueblos indígenas de acuerdo con la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), quienes conservan 65 idiomas propios. Yo pertenezco al Pueblo Arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta, territorio sagrado y colectivo corazón del mundo.

Colombia es una nación  multiétnica y pluricultural, con grandes desarrollos normativos, constitucionales y jurisprudenciales. Lo anterior me exige como mujer indígena, en espacios de autoridad y toma de decisiones, materializar los derechos colectivos y diferenciales, dignificar y promover los principios de las culturas ancestrales que nos enseñan la coherencia ética, entendida como, alinear los sentimientos, los pensamientos, las palabras y las acciones en los espacios privados y públicos. Para obtener dicha coherencia, debemos propiciar espacios de diálogos interculturales, que contribuyan al reconocimiento, valoración e inclusión de las diversas culturas, saberes y visiones de las mujeres de los pueblos étnicos del país.

En el sector público, uno de los mayores retos para las mujeres indígenas es lograr relaciones de igualdad e intercambio entre actores culturalmente diferenciados en género, prestigio, poder económico y político. El esfuerzo, la lucha y la disciplina de muchas mujeres indígenas en Colombia les ha permitido lograr un nivel de liderazgo y reconocimiento importante. Sin desconocer que la gran mayoría de nosotras hemos surgido de contextos socioculturales y económicos desiguales, y nos desenvolvemos en niveles de discriminación, exclusión, y barreras de acceso a la participación política y a los espacios de poder y decisión.

Mi esfuerzo personal y profesional ha estado orientado a promover la interculturalidad como un medio y un fin para lograr una sociedad más democrática e igualitaria, en donde las mujeres jóvenes, y en especial las indígenas, ejercen sus liderazgos a partir de su reafirmación cultural y dignificación de los principios ancestrales, ademas de la valoración del conocimiento que hemos apropiado de otras culturas.

Avanzar hacia una sociedad más justa y más incluyente, requiere identificar las misiones comunes de todos y todas, reconocer las divergencias, pero construir un país buscando una visión de desarrollo con identidad, sostenible y al servicio de la humanidad. Fomentando en los diversos niveles nacionales, regionales y locales diálogos interculturales, para promover la reconciliación, fortalecer la convivencia pacífica, y lograr la paz territorial.

Retos para la mujer indígena colombiana

En Colombia persisten altos niveles discriminación, que han repercutido seriamente en la convivencia pacífica y han dejado secuelas graves en la población. Considero que el reto principal de la mujer indígena, en este contexto, es fortalecer su identidad cultural para abrirse al mundo, en un diálogo de conocimientos interculturales, educando siempre a través del ejemplo, la verdad y el amor. El racismo se combate con un diálogo intercultural a través de la educación, de la concientización y políticas públicas de inclusión. En esta sociedad globalizada se hace imprescindible apelar al conocimiento ancestral de los pueblos, para crear conciencia de la gran responsabilidad de educar para trasformar las conciencias y actuar en beneficio del colectivo.

Otro reto importante de las mujeres indígenas es garantizar oportunidades para que las mujeres en áreas con difícil acceso geográfico logren una educación formal, con calidad y diferenciada, que potencialice sus liderazgos.

Cómo potenciar el liderazgo de las mujeres indígenas latinoamericanas

La potencialización del liderazgo de la mujer se debe plantear desde distintos escenarios:

Primero, desde las políticas públicas, los gobiernos locales y la asignación de presupuestos efectivos. Desarrollar este liderazgo, inicia al interior de los propios pueblos étnicos y localidades, visibilizando la importancia que tiene la mujer en la organización político-organizativa y los aportes a la vida comunitaria.

En segundo lugar, facilitando la participación de las mujeres y ampliando el abanico de oportunidades en el acceso a la educación, a la salud, al territorio, a la autonomía alimentaria, que ofrecen las instituciones del Estado, de esta manera se logrará una relación más simétrica con la sociedad nacional.

Y, en tercer lugar, una vez empoderadas las mujeres indígenas dentro de sus escenarios nacionales, estaremos listas para compartir en los escenarios internacionales, para lo cual se requieren planes y programas orientados a la formación y capacitación, líneas de investigación de conocimientos y tecnologías propias y apropiadas, generación de empresas y lograr un intercambio de experiencias que irradie lo local, regional y nacional.

Las mujeres indígenas y no indígenas debemos construir juntas una sociedad más justa, que brinde oportunidades a todos por igual, basándonos en el diálogo, en los consensos y en la búsqueda de fines comunes al servicio de la humanidad. Lo anterior implica un debate y un accionar coherente sobre el desarrollo humano y el desarrollo con identidad y cultura donde discurran otros conceptos y paradigmas como “buen vivir”, “vida plena”, “plan de vida”, que implica construir desarrollos contextuales, sobre todo en países como el nuestro con gran riqueza de biodiversidad y de diversidad cultural.

Sígueme:
Tipo de recurso: Puntos de vista, blogs


Belkis Florentina Izquierdo Torres


Mujer del pueblo Arhuaco. Se desempeñó como asesora jurídica y coordinadora legislativa de las empresas promotoras de salud indígena y funcionaria de la Dirección de Asuntos Indígenas del Ministerio del Interior, en el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República. Primera indígena en llegar a ser magistrada auxiliar del Consejo Superior de la Judicatura en Colombia, y hoy magistrada de la Sala de Reconocimiento de la Verdad y Responsabilidad de la Jurisdicción para la Paz. Abogada de la Universidad Nacional de Colombia y magister en administración pública y énfasis en políticas públicas.

Para poder comentar es necesario que inicies tu sesión o te registres en Red PROLID.