Te ofrecemos artículos escritos por líderes de la región latinoamericana: políticas y políticos, especialistas o profesionales relevantes que ponen sobre el papel su experiencia en pro de unas sociedades más equitativas.

La importancia de trabajar con propósito en el servicio público

Programa para Mujeres Líderes Emergentes del Sector Público en Panamá, 2018
Programa para Mujeres Líderes Emergentes del Sector Público en Panamá, 2018

Llevo toda mi vida planificando mi futuro. Y hace poco escuche que si vives mucho tiempo en el futuro te pierdes lo mejor de la vida, el presente. La verdad es que no me arrepiento de “vivir en el futuro”, ya que siempre he tenido la necesidad de tener un propósito en la vida y trazar un plan de trabajo para alcanzarlo. Hoy en día soy la Secretaria de Seguridad Multidimensional de la Organización de Estados Americanos (OEA), y me siento muy orgullosa de haber llegado hasta aquí.

Desde muy joven me incomodaron las injusticias, por lo que estudié Derecho. Mi primer trabajo en un juzgado me enseñó mi primera lección: la difícil vida que enfrentan los menos favorecidos y cómo el ambiente que les rodea los predispone al crimen, ¿si hubieran nacido en otras condiciones sociales, los jóvenes cometerían delitos? Esa misma pregunta me asaltaría años después, durante mis estudios de Doctorado en España. Definitivamente, decidí que mi vida debía tener un propósito, y era trabajar para las personas que son más impactados por la desigualdad en nuestra región.

Identifiqué, entonces, el servicio público como un canal idóneo para trascender, para dejar una huella en beneficio de muchos. Desafortunadamente, en Panamá, dedicarse al servicio público no resulta muy atractivo, ya que generalmente es mal pagado, mal valorado, inestable y plagado de escándalos de corrupción. Sin embargo, los obstáculos no me detuvieron, y cuando tienes una vida con propósito, el destino hace su parte. Regresé a Panamá del doctorado y me puse al servicio de mi país. Mi primer proyecto, elaborar un modelo de gestión de las oficinas judiciales del sistema penal acusatorio. Éste se implementó de manera progresiva en las distintas provincias con éxito.

Mi mayor oportunidad vino de la mano de la vicepresidenta y canciller de Panamá, Isabel de Saint Malo de Alvarado. La primera mujer en ocupar ambos cargos, y quien ha dedicado su vida a trabajar en la agenda global de desarrollo de Panamá. Tuve la fortuna de ser elegida para formar parte de su equipo, luego de un exigente proceso de selección, como su Asesora Jurídica. Desde esa posición, tener un propósito en el servicio público cobró todo el sentido. La satisfacción de velar por los intereses del Estado, reconociendo estos intereses como los del pueblo mismo fue mi motor. Una nueva visión en materia de Derechos Humanos emprendiendo mesas de diálogo y priorizar la cooperación judicial internacional en la lucha contra el crimen, fueron mis principales logros. Tuve un desafío importante, la extradición del ex Presidente de Panamá, Ricardo Martinelli. Un caso complejo en el que tenía que evitar que el alto perfil político del personaje afectara el proceso y la estabilidad de la oficina. El resultado: el Juez Edwin Torres del Distrito Sur de la Florida, concedió plenamente la extradición, en un proceso que será digno de estudio en las Universidades de toda América.

Haber sido elegida para el Programa para Mujeres Líderes Emergentes del Sector Público de Panamá del BID, lo cambió todo. Este programa me enfrentó a mis capacidades y me impulsó a dar el siguiente paso. Decidí iniciar mis postulaciones en diversos organismos internacionales. La perseverancia dio sus frutos. Mi designación como Secretaria Multidimensional de Seguridad de la OEA fue un doble logro, me convertía en la primera panameña y mujer en ocupar un alto cargo en la estructura del organismo, uno de los más sensibles, al implicar la coordinación de la cooperación entre los Estados miembros, para enfrentar las amenazas en materia de Seguridad en la región, específicamente la lucha contra las drogas, el terrorismo, la seguridad pública y el crimen transnacional.

Si bien, el reto es complejo e importante, trabajar con propósito y con una perspectiva hacia donde queremos llegar, engrandece el fin. Necesitamos que el servicio público retome la honorabilidad perdida en los últimos años. Las mujeres jugamos un papel fundamental para conseguir ese objetivo y está más que comprobado. Debemos dar ese paso hacia el siguiente nivel. He conocido muchas mujeres que han logrado ser las primeras en hacer algo, yo misma me he convertido en una. Aspiro al día en que, como mujer, estar en la primera línea sea tan cotidiano que deje de ser noticia.

Sígueme: Twitter
Tipo de recurso: Puntos de vista, blogs


Farah Urrutia

Secretaria de Seguridad Multidimensional de la Organización de Estados Americanos

Farah Diva Urrutia Mandiche es la Secretaria de Seguridad Multidimensional de la Organización de Estados Americanos (OEA). Ella ha tenido una carrera de éxitos y continuos desafíos en el sector público de su país. Su paso por el Programa de Mujeres Líderes Emergentes del Sector Público de Panamá fue clave para su eclosión como líder panameña. Doctora en Derecho, ha sido viceministra encargada y Directora de Asuntos Jurídicos y Tratados del Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá.

Para poder comentar es necesario que inicies tu sesión o te registres en Red PROLID.