¿Quieres hacer política? Comienza por integrarte en redes de mujeres

 Hace unos años hice activismo político dirigiendo una sección en el extranjero del Partito Democratico italiano. En mi labor política utilicé las mismas habilidades que me habían servido en el trabajo y me proyectaba como una persona decidida, propositiva y confiada. Fue una experiencia maravillosa y en meses, conseguí muchos logros: aumenté la membresía, recaudé fondos y organicé eventos que nos brindaron visibilidad a nivel local y nacional.

Todo era perfecto, hasta que un día un amigo y aliado se me acercó y me comentó: “Mira, realmente admiro mucho que no te importe ser vista como alguien no agradable”.  Para ser sincera, me sorprendió, porque hasta aquel momento estaba convencida de que pasaba por ser una persona bastante agradable.

Así que hablé con algunas amigas y aliadas en el partido y descubrí que, para ellas tanto como para mí (y de hecho para miles de mujeres en posiciones de liderazgo en todo el mundo), ser percibidas al mismo tiempo como agradables y competentes es muy difícil. Cuando a una mujer en posición de liderazgo se la ve como competente, en general deja de ser vista como agradable, porque “rompe” con los esquemas de lo que se considera un papel apropiado para una mujer. Al hablar y estar frente a mujeres que se encontraban o se habían encontrado en mi misma situación, recibí sugerencias y apoyo para seguir en mi trabajo.

La investigación que publiqué en abril de este año, “Women’s Political Networks: Defining Leadership, Breaking Barriers, and Fostering Change”, para el Global Women’s Leadership Initiative (GWLI) del Wilson Center, analiza dinámicas como la descrita arriba, detallando barreras sociales y estructurales que hacen que el acceso a la carrera política sea para las mujeres mucho más difícil que para los hombres. Entre esas barreras hay expectativas sociales y  culturales, responsabilidades domésticas, falta de autoconfianza, violencia política de género o difícil acceso a las redes políticas tradicionales y a las redes de financiamiento.

Sin embargo, mi investigación va mucho más allá. A través de un análisis de mejores prácticas y entrevistas con mujeres políticamente activas de todo el mundo (incluyendo Perú, Uruguay, Bolivia y Estados Unidos) y a todos los niveles (desde Presidenta y ministra hasta simple activista), observé las modalidades en que esas mujeres se han acercado entre ellas, formalizando redes de apoyo mutuo que han resultado eficaces para la superación de esas barreras. A través de las redes, las mujeres que aspiran a la carrera política encuentran tutoría y entrenamientos en liderazgo, negociaciones y políticas públicas, ayuda financiera, soporte emotivo y apoyo en caso de violencia de género.

Una vez elegidas, la participación de mujeres en redes parece impactar positivamente en su trabajo legislativo: aquellas mujeres que habían participado en una red femenina antes de llegar al poder decían sentirse listas para impulsar su agenda legislativa y más experimentadas en sus negociaciones políticas que las que no habían tenido esa experiencia. Las que estaban en redes también se sentían más dispuestas a hablar en nombre de otras mujeres y eran más proclives a priorizar una agenda política de igualdad de género en su labor legislativa.

Según Melanne Verveer, directora ejecutiva del Instituto para la Mujer, la Paz y la Seguridad de la Universidad de Georgetown y ex Embajadora de los Estados Unidos para Asuntos Mundiales de la Mujer: Las redes de mujeres son invalorables para proveer a las mujeres que aspiran a la carrera política herramientas para ser elegidas, a pesar de las muchas dificultades en sus caminos. Las redes de mujeres también hacen una enorme diferencia el permitir que las legisladoras se reúnan independientemente de líneas partidarias, compartan experiencias e instrumentos para llevar adelante las políticas de igualdad de género. Para lograr avances significativos en el empoderamiento político de las mujeres, necesitamos mucho más de estas redes”.

Este hallazgo es extremadamente importante: implica que al invertir más recursos en las redes políticas de mujeres, no sólo se contribuirá a avanzar en la paridad de género en la representación política, sino que se acelerará radicalmente el proceso para alcanzar una plena igualdad de género en todos los sectores de la sociedad.

Construyendo redes. Imagen: https://perzonseo.com

Construyendo redes. Imagen: https://perzonseo.com

Sígueme: Twitter
Tipo de recurso: Puntos de vista, blogs

Te ofrecemos artículos escritos por líderes de la región latinoamericana: políticas y políticos, especialistas o profesionales relevantes que ponen sobre el papel su experiencia en pro de unas sociedades más equitativas.

Lucina di Meco

Consultora, Participación Política de la Mujer

Especialista en género, con más de 15 años de experiencia en la investigación, diseño, gestión e implementación de programas de desarrollo internacional. Ha trabajado para diversas agencias de las Naciones Unidas (UNDP y UNIDO) y las ONGs Vital Voices y The International Women’s Health Coalition, defendiendo y promoviendo los derechos de las mujeres y las niñas en África, Asia y América Latina. Actualmente es consultora en participación política para el Wilson Center y directora del “Girls’ Education Program” en la ONG Room to Read.


Para poder comentar es necesario que inicies tu sesión o te registres en Red PROLID.