Tres preguntas para saber qué talento tienes

8 julio, 2019, El País

Todos tenemos talento, pero no tenemos talento para todo. Lo difícil es identificar la habilidad que poseemos, especialmente cuando pretendemos comenzar una nueva etapa profesional o cuando estamos un poco perdidos. Existen tres sencillas preguntas para clarificar hacia dónde orientarnos: ¿qué nos gusta? ¿Qué se nos da bien? ¿Qué valoran los demás de nosotros? Cuando las respuestas no son las mismas, surgen conflictos.

Antes de verlo con más detalle, hagamos dos breves matizaciones: Primero, no estamos hablando de talento como el que poseen los artistas o los genios, sino aquellas capacidades que nos permiten destacar y alcanzar buenos resultados en el plano profesional. Segundo: no son capacidades innatas. Es cierto que ciertas habilidades nos vienen desde la cuna, pero lo que cuenta en el plano profesional requiere trabajo y esfuerzo. Tras estas matizaciones, veamos detenidamente las tres preguntas anteriores:

- ¿Qué nos gusta? La pasión es el principal motor para el desarrollo de nuestro potencial. Si no disfrutamos con lo que hacemos, difícilmente destacaremos. La motivación y la pasión son diferentes. Mientras que la primera puede desaparecer un día porque hemos tenido una mala noche o un problema, la pasión es continua en el tiempo y no se daña con circunstancias puntuales.

 - ¿Qué se nos da bien? Nos puede gustar mucho algo, pero para tener talento necesitamos destacar y lograr resultados. Eso requiere esfuerzo, aprendizaje, experimentar, contar con maestros o con referentes. En definitiva, dedicar tiempo y esfuerzo. Picasso lo resumió de una manera magnífica: “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”.

 - ¿Qué valoran los demás de nosotros? Si estamos hablando del plano profesional, necesitamos convertir nuestras habilidades en resultados. Nos puede apasionar nuestro trabajo, podemos dedicarle tiempo y esfuerzo, pero si no interesa a los demás, difícilmente será considerado un talento. Como explicamos antes, no estamos hablando de esos genios a los que se les reconoce su valía después de su muerte, sino de la mayoría de las personas, que necesitan que una empresa o un cliente estén dispuestos a pagarles por su trabajo.

Lee más al respecto en el botón de abajo.

 

Lee la noticia completa

Tema: Liderazgo
Tipo de recurso: Noticias

Para poder comentar es necesario que inicies tu sesión o te registres en Red PROLID.